Panorámica desde el risco de las paradas.

Ruralmedia.es

 



Imagen del apartadero en la carretera.

Ruralmedia.es

 

Los montes de Toledo desde el risco.

Ruralmedia.es

Como indica su nombre, el risco de las paradas es un alto en el camino para coger fuerzas, serenarse y tomando una profunda bocanada de aire, admirar el paisaje que ante nosotros despliega la madre tierra. Una muy recomendable experiencia.

 

En dirección a tierras ciudadrealeñas, en la carretera CM-4157, de camino al pueblo de Navas de Estena, encontramos este pedregoso risco que ejerce de mirador y que nos ofrece una, si no la mejor, de las mejores vistas del parque nacional de Cabañeros en su conjunto.

 

Desde aquí podemos contemplar los campos de cereales mecidos por el siempre caprichoso viento de estas sierras, apreciar la policromía que ofrecen y cómo no, aprender a observar la naturaleza de la zona; sin duda alguna es una estupenda zona de observación de aves rapaces que la convierte en un paraíso para los amantes de la ornitología, además de ofrecernos la posibilidad de disfrutar de la berrea del ciervo y observar pequeños mamíferos como conejos, jabalíes o algún atrevido zorrillo que no dudarán en acercarnos a nosotros si tenemos la suficiente paciencia y guardamos el silencio oportuno.

 

En cuanto a la vegetación es de monte bajo, abundando por supuesto olivares en la distancia, la sempiterna encina, así como alcornoques que son parte imprescindible en la industria corchera de la localidad, madroños y las jaras que con su olor despiertan nuestro olfato y nos trasportan a "otro mundo".

 

Desde aquí podremos iniciar un bonito paseo que nos adentrará en estos montes que antaño fueron refugio de chamanes, caballeros templarios y osados bandoleros, y que de seguro cambiará nuestra opinión sobre estas tierras cuando su influjo nos haya atrapado.

 

GEOLOCALIZACION. RISCO DE LAS PARADAS